¿Qué es la intención del voto?

El Voto

¿Qué es la intención del voto?

¿En qué consiste la Intención del voto?

Cuando hablamos de intención del voto nos referimos a:  “al propósito que tiene un elector que ejerce el sufragio, de elegir entre los candidatos de gobierno o de oposición o rechazarlos según la decisión de  su conciencia”

Una persona forma parte de un partido político, de un sindicato, inclusive de un credo religioso por conciencia, ignorancia o resentimiento.

Todo elector que ejerce el sufragio, puede votar en conciencia, por ignorancia o por resentimiento.   El siguiente esquema muestra como se dividen las  intenciones de voto.

Esquema que representa la intención del voto en una elección democrática

Voto por Ignorancia

Posee tantas intenciones como ignorante es el elector:

1.1. Voto en blanco de ignorancia
1.2. Voto nulo
1.3. Voto al azahar
1.4. Voto oportunista
1.5. Voto fanático
1.6. Voto vicioso
1.7. Voto sexual
1.8. Voto del supersticioso
1.9. Voto a la fama
1.10. Voto de crisis
1.11. Voto de escándalo
1.12. Voto reciclado
1.13. Voto oposición gobierno
1.14. Voto cautivo
1.15. Voto del autócrata
1.16. Voto ponderado
1.17. Voto a la plutocracia
1.18. Voto a la filosofía, las letras y la ciencia
1.19. Voto al clérigo
1.20. Voto del colegio electoral
1.21. Voto publicitario
1.22. Voto fraudulento

Voto de conciencia o convicción

Posee 2 intenciones:

  1. Voto positivo
  2. Voto en blanco de conciencia

Voto de castigo o resentimiento

Posee 2 intenciones:

3.1. Voto negativo

3.2. Voto en blanco de resentimiento

Voto por ignorancia:

Es aquel voto que hace el elector irresponsable que por falta de conocimiento, terquedad, imprudencia, codicia o negligencia lee mal la papeleta, no piensa, no discierne, se esfuerza escasamente, sin saber distinguir el mejor, o busca deliberadamente los peores candidatos o los menos malos teniendo en cuenta  sus propios intereses.   El voto por ignorancia posee tantas intenciones, en la medida que aumente la ignorancia  del elector. 

Voto en blanco por ignorancia:

cuando el elector desconoce a los candidatos, ni sus planes, ni programas de gobierno.  Decide en este caso votar en blanco para no perjudicar a los buenos ni beneficiar a malos candidatos porque no los conoce y no sabe quienes son.

Voto nulo

El elector no sigue las instrucciones, ya sea que muestra su voto al público, raya mal la papeleta o vota por más de dos candidatos.

Voto al azar

El elector escoge a la suerte a cualquiera de los candidatos que se presentan y vota por esa persona. 

Voto oportunista

El elector busca ventajas personales a través de su voto; ya sea por razones familiares, de buena vecindad, amiguismo, partidismo. Pero sobre todo cuando el elector pone sus intereses personales por encima de los intereses de la comunidad.

Voto fanático

Es el ingenio del elector que tiene su conciencia llena de fantasías políticas creada por una locura personal orientada por ideologías doctrinarias, extremismo político, sectarismo religioso, intolerancia étnica, intransigencia regional, monopolio partidista.

Voto vicioso

Es la ineptitud del elector que vota bajo los efectos del alcohol o las drogas.

Voto sexual

Es la ingenuidad del elector que elige al candidato por atracción física, fantasía romántica, pasión oculta, conducta desenfrenada.   El elector se deja llevar por su libido.  Por ejemplo en Italia el electorado eligió a una actriz porno, como diputada italiana con 22 000 votos, alcanzó una curul en la cámara baja del parlamento italiano entre 1987 y 1991.  Hubo voces en contra y a favor.  El escritor italiano Umberto Eco, comentó con ironía “Mejor una actriz porno que un ladrón”.

Voto del supersticioso

Es la práctica del elector, agorero, politeísta y hechicero, que consulta, sin razón, a las ciencias ocultas para seleccionar a su gobernante.

 Voto a la fama

Es la idolatría del elector que elige a un candidato porque ha sido una famosa estrella de la música, el cine, la televisión, la aventura, sin tomar en cuenta su plataforma de trabajo en beneficio de las personas más humildes y necesitadas.

Voto de crisis

Cuando en un país existe una crisis económica, social o política y el gobernante saca adelante al país, genera una simpatía entre el electorado, que le ayuda a reelegirse.  Pero también puede ocurrir que el voto de crisis genere sentimientos divididos  en el electorado: alegrías y esperanzas, contra  tristezas y desilusiones.

Voto de escándalo

Existen ciertos países con tradición familiar donde los escándalos pueden afectar la imagen de un gobernante o destruir la pretensión de un candidato a un puesto de elección.  En cambio hay países con deterioro familiar, donde los electores están acostumbrados a los escándalos.

El escándalo puede perjudicar o beneficiar  a un político. Hay escándalos políticos, sociales, financieros, sexuales, familiares, etcétera.  Todo depende del tipo de escándalo que ocurra.  En algunos casos es un búmeran.   Hay que tener cuidado cuando se manejan políticamente.

Voto reciclado

Típico de los electores pesimistas y pusilánimes,  acostumbrados a la mediocridad de sus gobernantes.

Ocurre de varias maneras:  

  • Cuando el elector para evitar, desperdiciar su voto en un buen candidato que lamentablemente no tiene posibilidades de ganar, decide votar por un candidato mediocre pero que tiene más posibilidades de ganar. 
  • Cuando el elector vota por el candidato menos malo de una lista de candidatos que se presentan sin propuestas. 

Este tipo de voto promueve la kakistocracia  o “gobierno de los peores”

El voto es patriótico, es decir, se vota por el bien de la patria, se debe votar por buenos candidatos, aunque en el momento  no tenga posibilidad de triunfar; si es un estadista volverá de nuevo y ganará. 

Voto oposición-gobierno

Es una nueva modalidad que sustituye al voto del Colegio Electoral; donde el voto oposición-gobierno vale más que el voto popular. Se usa para reelegir a los diputados, donde es un requisito obligatorio que alcancen cierto porcentaje.  De no lograrlo el triunfo es de la oposición. En este caso el candidato más votado de la oposición gana pero sin la mayoría del voto popular.

Por ejemplo si un diputado de gobierno se reelige y saca menos del 40% y sus adversarios el candidato A saca 30%, el candidato B obtiene 20% y el candidato C obtiene 10%. La suma de los porcentajes de los tres candidatos de la  oposición es 60%. El triunfo se lo gana el candidato A, mas votado de  la oposición.  Este tipo de voto evita tener que ir a una segunda vuelta entre los dos diputados más votados.

En el Sistema de Mayoría Absoluta  todo político que quiere reelegirse tiene que tener un porcentaje tope que debe exceder.

Voto cautivo

En el sistema de mayoría relativa el candidato que recibe el más alto número de votos gana. Milita una tendencia inconsciente y engañosa del elector por volver a votar por los mismos candidatos que se reeligen.  Existe un refrán que expresa “Es mejor votar por un malo conocido que por un bueno por conocer”.  En el sistema de mayoría relativa esta ventaja permite que los gobernantes, diputados y alcaldes se puedan relegir indefinidamente.  Los candidatos que participan en política por primera vez están en desventaja, frente a los candidatos que se reeligen ya que los últimos tienen el voto cautivo a su favor. La reelección tiene que tener un tope, ya que el voto cautivo se fortalece en cada reelección.

Voto al autócrata

Los autócratas son personas que ejercen por si sola la autoridad suprema en un Estado.  Su sistema de gobierno se llama autocracia se encuentra definida por el poderío y supremacía de una sola persona frente a la muchedumbre que gobierna; en este sistema el gobernante tiene el mando absoluto de regular leyes y estatutos a su beneficio.  Sus acciones y decisiones no están sujetas ni a prohibiciones legales externas, ni a oficinas de investigación de control público. Sus seguidores atienden sus órdenes con deslumbrado fanatismo.  Estos individuos aparecen en situaciones de inestabilidad o recesión económica, valiéndose de herramientas democráticas, son electos presidente y deciden permanecer en el poder. La democracia es una organización de poder construida de abajo hacia arriba; la autocracia organiza al Estado de arriba hacia abajo.

Voto ponderado

Uno de los principios universales del sufragio es que todos los votos son iguales en cuanto a su valor numérico.  No es lícito diferenciar la importancia del voto en función del mérito del elector, dándole más porcentajes a los decanos, profesores, administrativos y estudiantes.   Esta manera de votar es propia de algunas universidades que lo utilizan elegir a sus autoridades.  Este es el único voto donde el candidato puede secuestrar al elector a base de nombramientos y aumentos de salario.

Voto a la plutocracia

Para ver el contenido de este tipo de voto ver aquí: Voto a la plutocracia

Voto a la filosofía las letras y la ciencia

Para ver el contenido de este tipo de voto ver aquí: Voto a la filosofía las letras y la ciencia

Voto al clérigo

Para ver el contenido de este tipo de voto ver aquí: Voto al clérigo

Voto del colegio electoral

Para ver el contenido de este tipo de voto ver aquí: Voto del colegio electoral

Voto publicitario

Para ver el contenido de este tipo de voto ver aquí: Voto Publicitario

Voto fraudulento

Para ver el contenido de este tipo de voto ver aquí: Voto fraudulento

Voto de conciencia o convicción

Es aquel voto que hace el elector responsable, que lee bien, piensa con mucho discernimiento, hace el esfuerzo de distinguir el mejor candidato que le conviene a su país.   Posee dos intenciones:  el voto positivo de conciencia y el voto en blanco de conciencia

Voto positivo de conciencia

El ciudadano evalúa responsablemente evalúa, en los candidatos, las diferentes propuestas de gobierno y sobre todo las cualidades humanas como la honestidad, transparencia, capacidad de liderazgo para administrar y tomar decisiones, sentido del bien común, solidaridad con los más necesitados.  Se puede votar positivamente por un candidato o positivamente por otro.   En este voto siempre se selecciona a un solo candidato. 

Voto en blanco de conciencia

Después de un análisis serio y objetivo de todos los candidatos donde descubre que todos tienen capacidad y virtudes y todos merecen su voto.   Decide en este caso votar en blanco para no perjudicar a ninguno de los candidatos porque todos son buenos.  Rara vez se vota en blanco en conciencia.

Voto de castigo o resentimiento

Es el voto del elector que experimenta por el candidato:  disgusto, malhumor, antipatía, desconfianza, resentimiento, enfado, incomodidad, agravio, ofensa, queja, contrariedad, fastidio.  El elector que vota por resentimiento, puede hacerlo de dos maneras diferentes:  el voto negativo de castigo y el voto en blanco de castigo

Voto negativo de castigo o resentimiento

Cuando el elector castiga con su voto, al candidato o a la agrupación política que está en el poder, votando por un adversario político.   Se puede votar negativamente por un candidato o negativamente por otro. En este voto también se selecciona a un solo candidato.

Voto en blanco de castigo o resentimiento

Cuando estudia y analiza a todos los candidatos y se da cuenta que todos  son malos, mentirosos, oportunistas o falsos y ninguno merece su voto.   Decide en este caso votar en blanco para no beneficiar a ninguno de los candidatos porque todos son malos

El voto en blanco es el único voto que se puede usar en ignorancia, conciencia y castigo..

Esta clasificación de las intenciones del voto demuestra que en toda elección la ignorancia siempre tiene más alternativas que la conciencia y el resentimiento.

Si se educa al elector en docencia electoral, la ignorancia desaparece y solo queda la conciencia y el resentimiento, de tal manera que un pueblo políticamente educado solamente posee 4 intenciones:

Voto de conciencia o convicción

   2.1 Voto positivo de conciencia

  2.2. Voto en blanco de conciencia

Voto de castigo o resentimiento

  1. Voto negativo de resentimiento
  2. Voto en blanco de resentimiento

En el ideal del voto en una verdadera y auténtica democracia:  

“La victoria de un candidato siempre deberá estar determinada por la suma de los votos positivos de conciencia más los votos negativos de castigo o resentimiento; en donde el voto en blanco representa la mitad de las opciones que posee el elector y en donde jamás se gana por ignorancia”.   

Resumen

  • La intención del voto es “el propósito que tiene un elector que ejerce el sufragio, de elegir entre los candidatos de gobierno o de oposición o rechazarlos según la decisión de  su conciencia”
  • En política solo hay tres tipos de intención del voto conciencia, ignorancia y resentimiento. En toda elección política la ignorancia siempre tiene la ventaja numérica.   La conciencia y el resentimiento tienen igual fuerza electoral.  El voto en blanco se puede usar tanto en conciencia, ignorancia o resentimiento.
  • En el ideal del voto en una verdadera y auténtica democracia:  “La victoria de un candidato siempre deberá estar determinada por la suma de los votos positivos de conciencia más los votos negativos de resentimiento o castigo; en donde el voto en blanco representa la mitad de las opciones que posee el elector y en donde jamás se gana por ignorancia”.   
  • “Los pueblos tienen los gobiernos que se merecen” , es un derecho y un deber del elector de elegir el gobierno que se merece. Si no usa correctamente este derecho y deber, se convierte en un reproche y burla.
  • Las elecciones presidenciales deben estar separadas, por lo menos 3 meses  de las elecciones de los diputados.  Las elecciones municipales deben abarcar las elecciones de gobernadores y alcaldes por separado  y deben realizarse 2 años de las elecciones presidenciales Al separarse las fechas de las elecciones de presidente, diputados, de las elecciones municipales, se evita las dobles postulaciones.
  • Las democracias de los países latinoamericanos avanzan lentamente hacia el sistema de mayoría absoluta que comprende la segunda vuelta electoral.  La asistencia a votar debe ser obligatoria solo en la primera vuelta.  En la segunda vuelta se permite el abstencionismo.  Los presidentes para ser electos deben obtener arriba del 50 % de los votos mientras que los diputados solo deben reelegirse una sola vez y para ganar la elección deben obtener arriba del 40 % de los votos.

Deja tu mensaje aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *